SEGUIDORES DEL BLOG

jueves, 12 de agosto de 2010

Mi época geométrica

Revisión
Mi Pintura Geométrica
Por Alvarez Debans
Salí de la pintura abstracta de la década del 60, para entrar de lleno en la geometría, en la década del 70. Diría que se inicia con una exposición individual donde colgué 20 cuadros, en la Galería Nice, de Mario F. García Celis, el 21 de setiembre de 1973, ubicada en calle Esmeralda 1021, Buenos Aires, Argentina. Muestro el catálogo, un manifiesto entregado en la fecha y una nota que me hicieran con ese morivo. Luego, como casi todos los pintores, de vez en cuando vuelvo a pintar algunos cuadros geométricos. Es decir, los estilos transitados siempre vuelven.



Manifiesto:MI ARTE GEOMÉTRICO.Por ALVAREZ DEBANS, Pintor.

Manifiesto (*) sobre mi arte geométrico.
Escrito con motivo de la inauguración de la muestra individual presentada en la Galería Nice, Buenos Aires, Argentina 1973.

(Escrito histórico del pintor)

De pronto, el apacible estado natural de las cosas, fue lentamente invadido por la técnica. Irrumpió la tecnología cada vez con más fuerza, concebida por los matemáticos y los físicos. Estos construyeron y construyen el mundo que hoy nos rodea.

El paisaje de entorno, la naturaleza de hoy, mezclada dentro del mundo tecnológico ya no nos impacta con la fuerza de antaño. A partir de la primera cápsula que alunizó, la tierra dejó de ser un misterio y la luna con su gris plata y sus manchas, bajó de su cartel romántico para convertirse en un elemento físico, árido, polvoriento, flotando en el espacio sin vida, satélite de su planeta madre, nuestra tierra azul verdosa.

La pintura geométrica sensibiliza el mundo tecnológico, ella es: El Arte del Orden.
Simplemente el arte de hoy. Y al decir de Víctor Vasarelly, la pintura geométrica pertenece al folklore planetario, a su atmósfera. La pintura geométrica, basada como todas en el arte clásico, no desdeña este arte, pero se sabe hija del mundo en el cual vivimos todos los días. Nuestra sociedad de consumo, el átomo, la física y los equilibrios y desequilibrios creados en el mundo actual por el hombre social.

La pintura geométrica refleja al ser trashumante, el auto, los aviones, los ramales de acero con sus dibujos de vías sobre la tierra, las carreteras como cintas de plata sobre el paisaje verde o las grandes ciudades de hoy, con las perspectivas de sus enormes edificios, que se elevan por sobre nosotros. Mis cuadros, equilibrios silenciosos de planos abiertos en el espacio, crean una atmósfera tranquila a través de colores armónicos, o se exaltan e inquietan, creando una situación vibrante, producida por el choque de colores contrastantes.

Mis cuadros quizás reflejen con sus cualidades monocromáticas o multicromáticas el estado físico del paisaje tecnológico de hoy, con la exactitud de la matemática, la física o el camino hacia la cibernética. La pintura recrea las figuras universales de la geometría como son los círculos, cuadrados, triángulos, etcétera, creando figuras nuevas, impactantes y bellas, significado este de profunda connotación plástica. Maestros como Vasarelly, Ary Brizzi, Mc Entyre, Vidal, Polesello, Le Parc, han concebido un universo rico en calidad de obras.

Los utensilios del pintor geométrico, son; la regla, la escuadra, el tiralíneas, la mesa, los tubos de ensayo, la pintura acrílica, (aunque mi obra está construida con óleo), reemplazan al caballete, la paleta de los pintores clásicos. El hombre tiene el deber de avanzar en la sociedad que vive y recrea, como una segunda naturaleza. Ser artista es buscar, investigar nuevas artes que den sentido a la vida.

La pintura geométrica se planifica, se calcula minuciosamente, sobre esa tela blanca que flota en el espacio, como un elemento geométrico; círculos, cuadrados, rectángulos, triángulos, rombos, para que el artista vuelque su espacio interior tratando de construir su mensaje.

Hoy es tiempo de nuestra pintura geométrica.

(*) Exposición individual
Galería Nice, de Mario F. García Celis, Esmeralda 1021, Buenos Aires, Argentina.
Buenos Aires, 21 de septiembre de l973.

Crítica:
DIALOGO CON ALVAREZ DEBANS
Visita a su estudio, con motivo de su exposición efectuada el 21 de setiembre de 1973 en la Galería Nice, Esmeralda 1021, Buenos Aires, Argentina.

Por Olga de Rodríguez de Pareja Núñez (*)

Cuando estuve frente a la primer muestra de pintura de Alvarez Debans supe que había sido remero, piloto civil, casi arquitecto, publicitario y óptimo fotógrafo. Sabía, además, que su pasión definitiva es la pintura. Esa pintura que tenía delante de mi, hiriéndome casi con sus colores agresivos, compulsados, que luchaban entre si, por desbordarse.
Me interesó entonces conocerlo, rescatar, de ser posible, la esencia de esa personalidad tan ansiosa, que con impulso joven, mostraba al público sus mensajes plásticos, traducidos en rombos, cuadrados y círculos, que equilibrados entre sí eran, sin embargo, irremediablemente dominados por el color.

Esto pienso mientras camino ahora la calle Corrientes, que, a la altura de Pasteur, me dejará en su estudio. Es tarde ya y ando rápido entre el ruido ensordecedor de los coches y el apuro de la gente que puja por llegar quién sabe adónde. Van y vienen, sometidas a las órdenes de los semáforos, que valiéndose de sus implacables luces verdes, rojas y amarillas, determinan...”atentos, paren, transiten...” Y todos obedecemos, recibiendo sin saber el impacto de esa determinación inflexible. Claro, en medio del tumulto, puede haber alguien que, como Alvarez Debans, no pase indiferente y que descargue su rebeldía en la agresividad de un cuadro o en el sonido estridente de una quejumbrosa trompeta que anuncia un tiempo de jazz.

Ahora sé por qué el color de sus cuadros empuja y lucha por salir de los límites impuestos... Este pensar en su obra me acortó el camino. Apenas llamo a su estudio, la puerta se abre, me muestra una presencia que nada tiene que ver con lo que yo imaginaba. Álvarez Debans, turbulento en su obra, es personalmente, sereno, amable, casi tímido. Muy moreno, su pelo, su angulosa cara, sus extraños ojos, solo un conjunto monocromo que se relaciona absolutamente con su manera discreta de vestir.

- Comienza a contarme- he pasado por infinidad de etapas, siempre tratando de hacer todo con profundidad.
- Camino que te condujo a la pintura ¿no?
- Mi última actividad, la fotografía fue el cauce. Me cansé del blanco y negro y comencé a pintar geometría con mucha fuerza y color, tratando de no ser académico, de no ajustarme a las leyes de la armonía del color, para que ellos chocaran con el ámbito del cuadro y en el espectador.
- Y esta conseguido. A mi, personalmente, frente a tu obra, me pasa que necesito respirar. Hay una carencia absoluta de espacio.
- ¡Esa es mi filosofía creativa! Desarrollar el espacio individual, único que se integra hasta masificar el ámbito que nos rodea. No podemos escapar de esa realidad convulsionada.
- Pero hay otra realidad, esa que nace detrás de un guijarro y que se encadena indefinidamente.
- ¿Pensás que no lo siento? Te explico. Se que todo tiene un proceso, y que intentar acortarlo forzadamente no conduce a nada positivo. No olvides que acabo de terminar mi primer muestra individual. Estoy en el comienzo de algo que para mi es muy importante. En este momento siento con fuerza el grito de América, su paisaje propio. De allí mi geometría corpórea, el color violento, el choque. La era tecnológica palpita ya entre nosotros y acato esa orden diferente en el planteo de la percepción visual.

Miro sus cuadros de los que se desprende una pintura analizada, matemática, fuerte y fría al mismo tiempo. Un paisaje particular, como dice Vasarelli, del Folklore planetario, de hoy. Alvarez Debans me acerca sus nuevos trabajos y me dice: “Creo que en mi próxima exposición, mi camino definitivo, tendrá su punto de partida. Desarrollaré la geometría corpórea, no plana, sino en tridimensión.

- ¿Volverás a insistir en tu armónica desarmonía del color?
- Creo que sí. Soy inquieto por naturaleza, de manera que nada en mi es definitivo. Continuaré desarrollando con nuevas combinaciones geométricas un paisaje matemático y cromático.
- ¿Escalas e intervalos? ¿Pausas que ofrezcan aperturas?
- Claro que sí. Soy rebelde pero no obstinado. Además, por si te preocupa, mastico el sabor a suelo, pero mirando mucho más allá de los semáforos.

Vuelvo otra vez a sus cuadros, según sus palabras “interrumpidos solo un tiempo, ya que nunca tienen fin”, y descubro tres en los que advierto su gran apertura. Es hora de irme. Ya en la calle, elijo la vereda más quieta para seguir mi camino. Mientras voy, recuerdo un libro muy azul por dentro y por afuera. Se llama Salvador Gaviota- También una frase que dice: “No creas lo que tus ojos ven. Solo muestran limitaciones. Mira con tu entendimiento, descubre lo que ya sabes y hallarás la manera de volar”

(*) Publicado en Revista LYRA, N° 225/227, año 1973. Ilustrado con la obra: “Rectángulo plano superpuestos”

Mis incursiones actuales en la pintura geométrica.
Son variadas y suelo hacer cuadros con esta escuela entre una obra u otra, ya que me atrae la libertad de expresarme con mi estilo pero desde diferentes ismos.






---
Copyright Norberto Álvarez Debans, las obras se pueden reproducir en el ámbito de Internet o en trabajos académicos sobre arte, siempre nombrando al autor y el Blog.

2 comentarios:

Taty Cascada dijo...

Siempre aprendo de tus cuadros. No soy abstracta, pero me gusta observar lo que no realizo, por el misterio que implica lo diverso.
Un abrazo desde el otro lado de la cordillera.

Imprenta Málaga dijo...

Me gusta mucho esta pintura, porque además de ser geométrica y transmitirr sentimientos de perfección es muy alegre por lo colores, buenas vibraciones, me gusta